El pívot madrileño repasa en una entrevista con la Euroliga su paso por la cantera del Madrid y alaba a Laso porque “no usa la edad como excusa”.

Usman Garuba cumplió 19 años el pasado 9 de marzo. Este lunes fue elegido Mejor Joven de la Liga Endesa y es también candidato al premio Rising Star de la Euroliga, un galardón que en su día ganaron Nikola Mirotic y Luka Doncic. El pívot madrileño, en su segunda temporada en el primer equipo, ha jugado todos los partidos de esta competición y ha promediado 3,2 puntos y 3,6 rebotes (5,3 de valoración) en algo más de 15 minutos por encuentro.

Yo no elegí jugar en el Real Madrid. El Real Madrid fue el que me eligió a mí“, cuenta Garuba en una entrevista en la página oficial de la Euroliga en la que confiesa que de pequeño le tiraba más el fútbol y que no metió sus primeros tiros hasta los 9 años. “Como era alto para jugar al fútbol, mis padres y mis amigos me dijeron que podía probar con el baloncesto. Lo hice y me resultó muy divertido”.

Garuba es uno de los últimos nombres que se han consolidado en la élite del baloncesto nacional desde la cantera del Real Madrid. “Los entrenadores de cantera ayudan mucho y se entrena también muchas horas. Lo más importante en categorías de formación es no dejar de ser tú mismo y trabajar todos los días“, añade el pívot que considera que quizás tienen “la mejor cantera del mundo”.

Garuba ganó el torneo júnior de la Euroliga en 2019, un año después de haber perdido en la final. “Recuerdo más la derrota que la victoria. Perdimos contra el Lietuvos y ese tropiezo nos motivó mucho al siguiente año“, confiesa el pívot, que en 2019 fue el MVP del Torneo de Múnich, con 16,5 puntos y 7 rebotes de media, y acabó en el quinteto ideal en el torneo final.

El pívot debutó en la Euroliga la temporada pasada con 17 años y medio. Fue ante el Bayern Múnich en la quinta jornada. “Entrenaba duro todos los días en el equipo júnior, competía con mis compañeros y no pensaba mucho en el primer equipo. Creo que si uno trabaja duro, tendrá opciones de subir al equipo profesional. Por eso me esforcé y tuve la oportunidad… Es algo muy especial el haber llegado al primer equipo siendo tan joven”.

Garuba habla muy bien de sus compañeros y de Pablo Laso al que considera “un buen entrenador, porque no usa la edad como excusa“. “A él no le importa cuántos años tengas. Aunque tengas 16, si puedes jugar y ayudar al equipo, te mete. Por eso respeto mucho a Pablo”. El pívot sigue esforzándose en mejorar: “He trabajado mi tiro exterior, mi defensa, los movimientos laterales… Muchas cosas. También he intentado mejorar mi físico para que me dé ventaja”.

Read More