El Real Madrid, sin Rudy, juega en Kaunas contra el Zalgiris, colista en Euroliga. El primer partido de una tanda de 12 en 36 días. Habrá tributo a Maciulis.

Jonas Maciulis fue uno de esos secundarios de lujo sobre los que, más allá de las grandes estrellas de referencia, de las que todo el mundo se acuerda y alguna todavía a bordo (Sergio Llull, Rudy Fernández), Pablo Laso construyó su imperio en el Real Madrid. Uno que vive ahora un momento de zozobra por las derrotas que se suceden contra el Barça, la última en la final de Copa. El lituano era un alero acorazado que en su primera temporada ganó la Euroliga de 2015, el éxtasis del Palacio. Siguió en Madrid hasta 2018 y se fue con esa Euroliga, dos Ligas, tres Copas, una Supercopa y una Intercontinental.

El pasado mes de septiembre, con 37 años, Maciulis anunció oficialmente su retirada, así que hoy Zalgiris, el equipo en el que dio sus primeros pasos en la elite, y Real Madrid le homenajearán en el descanso de un partido que abre otro maratón para el equipo blanco. Si antes de la Copa fueron diez partidos en veintidós días (y vaya si se notó: 5 victorias y 5 derrotas), ahora vienen 12 en 36 en lo que queda de febrero y todo marzo. A ritmo de partido cada tres días y con ocho duelos de Euroliga muy duros. Dos en casa (uno de ellos contra el Milán) y cinco salidas, entre ellas las vistias a CSKA y Efes.

Rudy Fernández vuelve a ser baja tras la Copa

Ayer, Laso habló de pasar página y recuperarse “del gran esfuerzo físico” de la Copa. Su equipo tendrá que superar también la resaca emocional de la derrota en la final, y tratar de recuperar la sonrisa en una pista propicia, aunque el vitoriano advierte: “Jugar en Kaunas siempre es difícil”. Y así es… pero este año menos. El equipo lituano es colista con solo cuatro victorias (4-19), y además ha sido un rival benigno para el Real Madrid, que en este siglo le ha ganado veintidós veces de veinticinco duelos totales (22-3).

Las lesiones han sacudido fuerte a un clásico en horas bajas que en las últimas fechas ha recuperado efectivos en el juego interior, sobre todo con el regreso del francés Joffrey Lauvergne, un exNBA cuya presencia se notó en el último partido en Euroliga, un notable triunfo en pista del Mónaco. Después, el Zalgiris ha ganado la Copa de su país y trata de rearmarse moralmente para el último tramo de la temporada.

Laso confirmó que la lesión de Adam Hanga en la final con el Barcelona quedó en un susto. Pero a las bajas conocidas de Alocén (para toda la temporada) y Causeur (para 15 o 20 días) se suma Rudy Fernández, que forzó para jugar la Copa con un problema muscular y no pudo entrenar con el grupo antes de viajar a Kaunas. La Copa ya es pasado, el Real Madrid inicia otro tramo cuesta arriba del calendario con el objetivo de certificar el pase a cuartos (está básicamente hecho) y, máxima prioridad, la ventaja de campo en ese playoff que abre las puertas de la Final Four de la Euroliga.

Read More