Los blancos, con la duda hasta última hora de un mermado Tavares y sin su entrenador, tienen que ganar al Olympiacos para depender de sí mismos en la durísima última jornada.

Las cuentas del Madrid, del Baskonia y del Valencia para clasificarse para el playoff de cuartos de la Euroliga son como las previsiones económicas del Banco de España, que se actualizan constantemente. Y en esas andamos ahora, en revisión continúa según los últimos resultados. La victoria del Bayern ayer in extremis ante el Zalgiris deja ya seis clasificados (los de Múnich acompañan al Barça, Efes, CSKA, Fenerbahçe y Armani Milán) y solo dos plazas para cuatro equipos, los tres españoles y el Zenit San Petersburgo de Xavi Pascual. Baskonistas y taronjas, que se miden la próxima semana en La Fonteta en el cierre de la fase regular, necesitan ganar y que el Zenit o el Madrid fallen, es decir, no está solo en sus manos.

Los blancos, en cambio, sí tienen el futuro en las suyas. Vienen de caer en casa ante el Efes, el CSKA y el Barça, los tres primeros de esta Euroliga, y precisan el triunfo esta noche contra el Olympiacos (21:00, Dazn) para clasificarse porque siempre que venzan seguirán dependiendo únicamente de sí mismos. La última jornada, además, es de aúpa, el próximo jueves en la cancha del Fenerbahçe con el equipo turco en plena pelea por el factor cancha. Así que no esperen regalos, tampoco hoy de los de El Pireo, que, aunque no se juegan nada, llegan motivados tras su inopinada victoria el miércoles en Valencia. Amor propio, el de Spanoulis y Printezis frente a un Madrid sin Pablo Laso en el banquillo si el recurso a la sanción de un partido no prospera tras ser expulsado el martes ante el Efes por dos técnicas. El entrenador podrá acudir al Palacio, pero lejos del banquillo (en la grada superior o en un palco) y sin acceder a la pista ni a los vestuarios. Tampoco está permitido el uso de dispositivos móviles con sus ayudantes durante el encuentro. Chus Mateo, segundo del vitoriano desde 2014, ejercerá de primero, como ya hizo el martes en el último cuarto.

El Real, además, anda en vilo por las molestias en la cadera izquierda de Tavares, que han encendido todas las alarmas. El pívot es el sostén absoluto del equipo en estos tiempos difíciles y el jugador más valorado de la Euroliga con 598 créditos (por delante de Mirotic, 554 en 7 partidos menos). Será duda hasta última hora. Ayer trató de ejercitarse con sus compañeros y no pudo completar la sesión debido al dolor. Se descarta, eso sí, una lesión importante tras la dura caída de Garuba sobre él frente al Efes (y previa falta de Singleton), que pudo incluso provocarle daños en la rodilla.

El inconveniente es que apenas cuenta con tiempo de recuperación. Dada la trascendencia del duelo, tratará de echar una mano si puede. Al margen de sus 2,20 m, a sus 29 años su condición física es modélica. De hecho, es el único de la plantilla que lo ha jugado todo: los 64 partidos, los 32 de la Euroliga, los 27 de la ACB más los tres de Copa y los dos de la Supercopa (Garuba, por ejemplo, se perdió un duelo copero). Acumula en la Euroliga 135 minutos más en pista que el segundo, Deck, con un promedio de 26 en los que consigue 11,6 puntos, 8,2 rebotes, 1,7 tapones para 18,7 de valoración.

Read More