Francia perdió su quinta final europea seguida ante un rival que tuvo más corazón con Anderson (18), Brooks (15) y Vasic (12).

A la quinta tampoco fue la vencida. La sequía de Francia en el Eurobasket continuará al menos dos años más, porque el equipo volvió a colgarse la plata. El oro fue para Serbia en su último baile europeo (54-63). Le quedan los Juegos. Francia, que no ha sabido (o podido) imponer su superioridad física durante todo este tiempo, se vuelve a marchar de un campeonato con la miel en los labios, con una plata que brilla a decepción.

Las de Valerie Garnier llegaban a este Eurobasket tras haber perdido las últimas cuatro finales ante España (2013, 2017 y 2019) y Serbia (2015). Clamaban venganza, pero tampoco la hayaron en Valencia. Serbia, en cambio, sube a lo más alto del podio en un torneo en el que ha tenido algo de fortuna. La moneda siempre salía cara. La historia podría haber sido bien distinta si no hubiera forzado la prórroga ante Italia en su estreno, Cristina Ouviña hubiera metido el segundo tiro libre en cuartos o Kim Mestdagh hubiera lanzado una décima antes en semifinales. Pero la historia es la que es y en esta final fue muy superior a Francia. Más corazón y muchas más ganas.

El partido no empezó de la mejor manera posible. Se notaban los nervios, las muñecas temblaban. Serbia mandaba al terminar el primer cuarto (11-14) porque había metido un triple máscon una motivadísima Sonja Vasic (5 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias).

Dugalic puso el 11-18 en el marcador, pero Francia se entonó para empatar el encuentro (18-18, min. 13). Aunque el resurgir francés fue un espejismo. Parcial de 0-13 para Serbia que redondeaba Brooks con dos tiros libres (18-31). Afortunadamente para las de Garnier, el equipo balcánico se frenó ahí. Con cinco puntos de Vukosavljevic y un triple de Sarah Michel, Francia llegó al descanso con vida (26-31), pero en el tercer cuarto más de lo mismo. Vukosavljevic metió los primeros puntos de Francia cuando casi habían pasado cinco minutos. En cambio Serbia estaba muy entonada. Dabovic ya no es la Dabovic de antaño, pero recordó a la MVP de 2015 con un triple sobre la bocina y otro para colocar el 26-39. Otro tiro de tres puntos de Jovanovic puso la máxima (28-46, min. 26).

Francia iba a punto por minuto, pero sobrevivió con un parcial final en el tercer cuarto de 12-2 (40-48), aunque Brooks volvió a alejarla de la medalla (42-55). Faltaban siete minutos y los nervios regresaron. Errores y más errores pero con Serbia un pelín más acertada hasta la irrupción de Johannes, que con dos triples puso a Francia a siete (54-61) a 53 segundos. Vasic no falló y Serbia es de oro seis años después de la última vez.

Read More