El técnico, después de trece temporadas, dice adiós a la franquicia, con la que consiguió el anillo en 2011. Se suma a la salida de Donnie Nelson.

Terremoto en Dallas Mavericks. Rick Carlisle, después de trece temporadas, deja de ser el entrenador de la franquicia. De esta forma, dice adiós a una relación que, como punto álgido, tuvo el anillo de 2011, con Dirk Nowitzki como máxima estrella del equipo. El técnico, que ha anunciado la ruptura a través de un comunicado para la ESPN, ha expuesto que la decisión ha sido propia. “Después de mantener conversaciones con Mark Cuban desde la semana pasada, hoy le he informado de que no volveré al banquillo de Dallas Mavericks. Es, totalmente, decisión mía. Mi familia y yo hemos pasado 13 años fantásticos trabajando con mucha gente maravillosa en la ciudad. Ha sido un honor trabajar al lado de Mark, Kidd y todos los jugadores, así como todos los asistentes que he tenido. Dallas siempre será mi casa, pero estoy ansioso por abrir un nuevo capítulo en mi carrera”, explica. 

La noticia, lejos de ser algo puntual, se enmarca en una vorágine de movimientos repentinos en la franquicia texana. Hace apenas unas horas, era el general manager, Donnie Nelson, quien se despedía. En su caso, tras 16 años en el cargo y 24 dentro de la organización. Un artículo publicado por The Athletic, a finales de la semana pasada, agitaba el árbol. De momento, ya son dos los que se han caído de él. Haralabos Voulgaris, sin embargo, la persona a la que se apuntaba directamente en el texto, al parecer, renovará su contrato para continuar con sus funciones como director de desarrollo e investigación cuantitativa.

Tanto Voulgaris como el propio Carlisle eran dos figuras de la organización que, según el mismo medio norteamericano, no eran del agrado de Luka Doncic. El esloveno, concentrado con Eslovenia para certificar su presencia en los Juegos Olímpicos de Tokio, tiene ante sí la oportunidad de firmar una extensión de contrato por más de 200 millones en los próximos cinco años. En Dallas, quieren construir un proyecto ganador a su alrededor, y están buscando cómo. Hoy mismo, mostraba su disgusto por la salida de Nelson, la persona que se fijó en él para que le eligieran en el Draft; el segundo movimiento del día, según los rumores, sí sería de su gusto. Con Rick en el banquillo, Doncic ha disputado dos playoffs, ambos cayendo en primera ronda y ambos con los Clippers como verdugo. En el primer caso, tras empatar la serie a dos; en el segundo, tras desaprovechar la misma ventaja. En total, bajo la batuta de Carlisle, los Mavs han disputado nueve veces la fase final de la NBA. Todas ellas, a excepción del anillo (el único en la historia de la franquicia), con derrota en la serie de debut. En el cómputo total, el récord es de 1.033-555 en temporada regular y de 33-38 en postemporada.

A su vez, la salida también se apunta a unas semanas de mucho movimiento en los banquillos de la mejor liga del mundo. Ahora mismo, son siete los puestos de entrenador jefe libres. Además de Dallas, es la situación de New Orleans Pelicans, Boston Celtics, Portland Trail Blazers, Indiana Pacers, Orlando Magic y Washington Wizards. El nombre de Carlisle, de inmediato, se postula como una de las alternativas de mayor entidad para todos ellos. En la década de los 2000, en la que también ha entrenado a Detroit Pistons y Pacers, ha sumado 1.525 victorias. Está bien considerado en la liga y, de hecho, ha llegado a sonar para equipos que, actualmente, cuentan con entrenador, como es Milwaukee Bucks. Mike Budenholzer, perdiendo por 3-2 en la serie frente a Brooklyn Nets, está muy cuestionado y, de repetir tropiezo, podría salir de Wisconsin. Más madera en los Mavericks y más madera en un baile de entrenadores de ritmo trepidante.

Read More