Dallas cae en California tras las dos victorias contra Los Angeles Lakers. El base esloveno acaba con 24 puntos, 8 asistencias y 7 rebotes.

Dallas vive en un mar de dudas. Por un lado, ve por encima, con una sensación de cercanía absoluta, el quinto puesto de Los Angeles Lakers; por el otro, siente el aliento de Portland Trail Blazers y del play in de la Conferencia Oeste. Un escenario de alegría y agobio que se dirimirá por fallos, propios y ajenos, por el temple en todos y cada uno de los partidos. Por ese motivo, el encuentro de Sacramento (113-106) es un paso atrás. Grande. Una torpeza que puede valer mucho a final de temporada.

Los Mavericks cayeron ante unos Kings sin mucho que contar ya este curso. Navegan en la parte baja de la Conferencia Oeste, contando los días para estar matemáticamente eliminados de la lucha por los playoffs. Un rival con apariencia de asequible que los Mavs no pudieron batir… y ahora toca Golden State Warriors y el inspiradísimo Stephen Curry. Mal momento para meter la pata.

Doncic, 24 puntos

Porque la derrota es un resbalón después de enlazar tres triunfos seguidos, dos de ellos ante los Lakers, su presa, que ya ven como Anthony Davis carbura y que cuentan los minutos para ver a LeBron de vuelta. Los angelinos se han dejado mucho por el camino, pero no tardar en recuperar todo el tiempo perdido con sus dos gigantes a pleno rendimiento.

Dallas estuvo a merced de su rival desde el parcial de 31-17 del primer cuarto. Doncic, en un día desesperado desde el perímetro (4/12), acabó con 24 puntos, 8 asistencias y 7 rebotes. El base acercó todo lo que pudo a los suyos en el marcador, pero los Kings se resistieron muy bien gracias a los 24 tantos de Richard Holmes y los 30 combinados entre Hield (16) y Haliburton (14).

Read More