El legendario escolta se pronuncia acerca de las últimas declaraciones de la estrella de los Lakers, muy críticas con el formato play-in.

En lo poco que queda de temporada, el debate ya no se va a disuadir. Play-in sí o play-in no. La respuesta, seguramente, dependa principalmente de la camiseta con la que se responda. El nuevo formato de clasificación para los playoffs de la NBA, estrenado en la burbuja de Orlando y adaptado al presente curso, abre nuevas puertas para un espacio que no se ha ampliado: para entrar uno, debe salir otro. Nada de Hermanos Marx. Para 9º y 10º clasificado es una bendición; para 7º y 8º, una tortura. Por ello, y a medida que se acerca la hora de la verdad, estos últimos implicados han ido alzando la voz. Luka Doncic y Mark Cuban fueron los primeros. “No entiendo la idea de jugarlo. Disputas 72 partidos para meterte en los playoffs, luego pierdes dos seguidos y ya estás fuera. No le veo el sentido a esto”, aseguró el jugador esloveno. “El play-in es un error enorme”, añadió el propietario de Dallas Mavericks, respaldando a su jugador franquicia. LeBron James, el último, ha sido mucho más duro en sus palabras: “El que se haya inventado esa mierda tiene que ser despedido”, declaró sin titubeos.

Opiniones a favor, opiniones en contra, y opiniones de las opiniones. Como en cualquier controversia. Y a ese último grupo se ha sumado Reggie Miller, que se ha opuesto frontalmente a las palabras de LeBron. “¿Dónde estaba todo este discurso hace un mes? ¿Hace dos meses? Cuando los Lakers, cuando Boston, Dallas, eran seguramente uno de los seis mejores equipos. Ahora están fuera, posiblemente mirando hacia dentro… veo un poco de llanto”, ha asegurado en el Dan Patrick Show, de la TNT. En su alegato, además, el legendario jugador de Indiana Pacers, Hall of Fame y cinco veces All Star, desarrolla las razones de su postura, no tan crítica con la propia oposición al play-in como en el momento de mostrarla. “Se lesionan él y Anthony Davis y ahora están en una caída en picado, mirando del 7º al 10º puesto. No quiero escuchar todo el llanto”, concluye.

No es el primero, ni será el último. Nada más hacerse públicas las palabras de The King, muchos otros empezaron a posicionarse al respecto. Tanto sobre el formato como sobre las propias reclamaciones de la estrella de los Lakers. Daryl Morey, general manager de Philadelphia 76ers, fue otro que replicó, aunque sin dirigirse directamente a James. “No me puedo creer que la NBA haya implementado tan rápido un cambio que hace que los partidos sean más interesantes y significativos”, compartió en su página oficial de Twitter, haciendo uso de la ironía. Shaquille O’Neal o Dwyane Wade, por el contrario, se han mostrado del lado de LeBron, compartiendo también sus sentimientos adversos hacia el nuevo formato. También Draymond Green, que expresó que disputar dichos partidos clasificatorios no le motivaba. En su caso, algo paradójico, ya que es su vía para llegar a la fase final de la competición.

Opiniones a un lado, lo cierto es que, a día de hoy, tanto Dallas como Lakers luchan por escapar del peligroso atolladero. En el caso de la franquicia púrpura y dorada, además, deberá hacerse sin Dennis Schröder, baja indefinida por un contacto estrecho con el coronavirus, y con el propio LeBron en condiciones físicas dudosas. Tras resentirse de su lesión en el partido frente a Toronto Raptors, puede volver esta madrugada, pero no se sabe en qué punto. En todo caso, y sea Dallas o Lakers, el play-in se disputará del 18 al 21 de mayo y se desarrollará de la siguiente manera: se enfrentarán 7º contra 8º y 9º contra 10º, el que gane el primer enfrentamiento, se clasificará directamente para los playoffs, el que pierda, deberá enfrentarse al ganador del segundo duelo (9º frente a 10º). Todo, claro, dentro de sus respectivas Conferencias. De forma que 7º y 8º tendrán la oportunidad de pasar con una sola victoria; 9º y 10º, por su parte, necesitarían dos machadas. Falta poco para saberlo. Hasta entonces (y, seguramente, después), el debate seguirá.

Read More