La alero de Girona, con menos protagonismo que en el Valencia Basket, explotó por la tensión de los últimos días: “Cuando una no tiene confianza es difícil”.

Fue una estampa inesperada. Queralt Casas, conducida por los responsables de comunicación de la FEB hacia la zona mixta del Saitama Arena, apareció con lágrimas en los ojos al lado de Laura Gil. Luego, la alero de Girona volvió a emocionarse ante los medios. Aunque no terminó de explicarlo, por sus palabras pareció fácil de adivinar que se trata de un asunto relacionado con su protagonismo en el grupo. “Es complicado cuando tienes otro rol distinto al de tu club (Valencia Basket). Cuando no tienes confianza, es más difícil. El otro día no jugué y hoy estaba esperando la oportunidad. Podrían no haber entrado los tiros pero lo han hecho. Antes estaba llorando porque me he quitado la tensión. Todo lo que pueda ayudar al equipo, lo haré de la mejor forma en la que pueda. Si estoy llorando es porque me he quitado la tensión”.

La otra curiosidad de Queralt en el partido es que hizo una secuencia de canasta+robo+canasta en apenas diez segundos. “Supongo que eran las ganas que tenía de salir”, explicó la alero.

Read More