El ala-pívot acaba con 42 puntos, 12 rebotes, 3 robos y 3 tapones en el triunfo frente a Phoenix Suns. LeBron volvió a quedarse fuera por lesión.

Los Lakers necesitaban esta victoria. Y mucho tras las dos duras derrotas seguidas contra Portland Trail Blazers y Los Angeles Clippers. Ganaron a Phoenix Suns (123-110), uno de los cocos esta temporada de la Conferencia Oeste (segundos y ya clasificados para el playoffs), un partido que se complicaron en exceso en el último cuarto después de entrar en el mismo con una ventaja de +21 (98-77). Escapar del play in es todavía una posibilidad real: están a un solo triunfo de Portland con cuatro encuentros aún por disputarse para cada una de las dos franquicias.

Y el calendario es el siguiente. Los angelinos visitan Nueva York para enfrentarse con los Knicks y Houston, y reciben a Indiana. Cierran el curso ante New Orleans Pelicans. Por su parte, los Blazers se miden con los Rockets en casa, y viajan a Utah y Phoenix. Dirán adiós a la fase regular en Denver. Hagan juego.

Monstruoso Davis

Los Lakers vencieron templando nervios en los últimos cinco minutos y sin LeBron James un día más: es el cuarto partido seguido que se pierde y su tobillo sigue sin tener buena pinta. Ganaron con Marc Gasol en cancha para resolver el embrollo, en sustitución de un desastroso Andre Drummond en ataque y en defensa, y con Caruso de maestro de ceremonias. Y, sobre todo, con un enorme Anthony Davis. El ala-pívot hizo su mejor partido de la temporada. Hizo 42 puntos, 12 rebotes, 3 robos y 3 tapones y dio muchos sustos: se dolió de su gemelo y salió volando en más de una ocasión. Cada vez que rodaba por la cancha, los aficionados angelinos contenían el aliento.

La acción del partido

El equipo de Frank Vogel salió disparado. Lleno de necesidad. El primer cuarto lo cerraron con un +11 (30-19) que hacía presagiar un buen día en el Staples. Además, fue creciendo con el paso de los minutos. Todo parecía hecho con la llegada de los últimos 12 minutos a pesar de la presión de Devin Booker (21 puntos) y Cameron Payne (24). Sin embargo, los Suns se recompusieron al ritmo de Chris Paul (13 tantos y 10 asistencias) para ponerse a 7 a cuatro minutos del final. Buenas acciones defensivas, como la de Caruso sobre Ayton, evitando el mate del pívot, y 5 puntos seguidos de Davis (un precioso alley oop de espalda para cerrar tras una triangulación Marc-Caruso-él) dejaron el triunfo en Los Ángeles.

Read More