Triunfo claro de los Pelicans en casa. Ya están a uno de los Lakers, a los que pretenden arrebatar el décimo puesto del Oeste. Amenaza realista.

Noche de esperanza para los Pelicans. En el mismo día en el que la franquicia informó el pequeño progreso en la rehabilitación de Zion Williamson, que va a ser objeto de conversación hasta que ponga ese pie maltrecho en la cancha para jugar, el equipo responde para esbozar una sonrisa todavía más larga en la cara de los aficionados. Los renovados Kings se rindieron en el último cuarto y el marcador final del duelo entre ambos se infló hasta los 30 puntos de distancia: 125-95. No hubo presencia española un día más, ya que Willy Hernangómez permanece estos días fuera del esquema de su entrenador. Lo que hay son ganas tremendas de lo que queda de fase regular, en los locales por ver si su equipo es capaz de cerrarla con la buena racha que mantiene en las últimas semanas y en todos los demás por ver si este conjunto pasará de estar casi desahuciado a las series por el título.

Se prende la batalla en la Conferencia Oeste y estos Pelicans son la amenaza real para los Lakers. Los angelinos tienen un 27-34 de balance entre victorias y derrotas, pintándolo con malas vibraciones y peores resultados. Con esta victoria ante los Kings la franquicia con sede en Nueva Orleans y con el jolgorio del carnaval Mardi Gras todavía en el ambiente, 26-36. Se va a telegrafiar esta batalla en la distancia durante los próximos partidos. Los dos pelean por el décimo puesto del Oeste, el último que da opción a disputar el play-in. Hasta de eso se puede quedar fuera el laureado gigante de Los Ángeles.

Lejos de esta pugna se quedan los Blazers. Es el otro conjunto que opta al sitio de los Lakers, pero empieza mal. También estaba a dos victorias de los angelinos, pero en esta misma jornada no pudieron con unos Suns en los que suma otra baja: además de Chris Paul, por lesión, también está fuera Devin Booker, aislado por el protocolo del coronavirus. Ni con esas pudieron los de Portland meterle mano al subcampeón liguero. 120-90 con un Cam Johnson en 20 puntos como máximo anotador.

Por lo que también son más favoritos los Pelicans que los Blazers a desbancar a los Lakers es por haber actualizado la plantilla el pasado mes con McCollum, pieza con la que la tarea de anotación estará más repartida, y con haber encontrado un equilibrio en la alineación titular poniendo a dos grandes, Valanciunas y Hayes, con un alero hecho para poner parches, el que todavía es el joven Herb Jones. Este mejunje se une a un Ingram que este miércoles estuvo especialmente acertado: 33 puntos y con sólo cuatro fallos en los tiros.

El acierto de Fox o Lyles desde fuera y tener a Sabonis, pívot, ejerciendo de todólogo ante su compatriota Valanciunas le duró a los Kings poco tiempo. Los ajustes en defensa caparon esta fluidez con la que comenzaron el encuentro. A partir del segundo cuarto se vio a un equipo, el morado, desvirtuado en los dos lados de la cancha. En los Pelicans se sumó también un invitado sorpresa, un Naji Marshall que se fue hasta los 17 puntos, y no hubo contraprestación. Lo peor fue la imagen de hundimiento de los Kings entre el tercer y cuarto periodo, donde los locales sacaron veintiséis tantos de ventaja.

Read More