El base del Real Madrid es ambicioso y quiere su tercera medalla olímpica, aunque reconoce que “la competición nos colocará donde nos merecemos”.

El base Sergio Llull consideró que el objetivo de la selección española en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 será “intentar estar arriba y luchar por las medallas”, ya que son un equipo con “objetivos muy ambiciosos” que lleva tres metales consecutivos en las últimas citas olímpicas, aunque matizó que será la competición la que les coloque donde merecen. “Los objetivos de este grupo siempre han sido muy ambiciosos, y este año no va a ser diferente. Los Juegos son una competición muy difícil y más este año que han cambiado el formato y no tienes margen de error, hay que estar a tope desde el primer día, pero el objetivo es intentar estar ahí arriba y luchar por las medallas, luego la competición nos colocará donde nos merecemos”, dijo, tras el entrenamiento de este jueves en el Wizink Center de Madrid.

El base balear del Real Madrid se mostró “contento por estar otro año más” con el conjunto nacional, en el que lleva desde 2009 con cuatro oros (un Mundial y tres Eurobasket), una plata y dos bronces en su vitrina particular, y opinó que están trabajando “muy bien”, pese a tener “una concentración más corta” que otros veranos. De esas medallas, Llull tiene dos olímpicas, la plata de Londres 2012 y el bronce de Río 2016, entre las que no tiene preferencia. “Me quedo con las dos, no puedo elegir una”, dijo. “Son igual de difíciles de conseguir y porque somos unos privilegiados, por haber jugado en mi caso dos Juegos y haber conseguido medalla en los dos”, agregó.

Entre estos 18 jugadores de los cuales saldrán los 12 de la lista definitiva -ya completos tras el retorno del ala-pívot Pierre Oriola después de unos días de aislamiento por un contacto estrecho con un positivo- hay varias generaciones mezcladas, desde Pau Gasol a sus 41 años a los 19 del pívot del Real Madrid Usman Garuba. “Hay muchas generaciones juntas en el equipo, eso es buena señal, porque los más veteranos como ya hicieron con nosotros siguen enseñándonos el camino, los más jóvenes intentamos inculcarles esos valores a los que son todavía más jóvenes, y a los que acaban de sacarse el carné de conducir, aprendiendo muy rápido. Hay futuro y para largo en la selección”, opinó Llull.

El base menorquín asumirá la capitanía en su club, el Real Madrid, tras la retirada de Felipe Reyes. “Le vamos a echar mucho de menos, pero por otra parte orgulloso de ser el capitán del Real Madrid. Lo he dicho muchas veces, he aprendido del mejor que es Felipe, voy a intentar estar a su altura, con ganas de afrontar la temporada que viene y de luchar por los objetivos que nos pongamos”, explicó. En el conjunto blanco han vivido esta campaña una gran cantidad de sobresaltos, como varias lesiones y varios jugadores que se han marchado a la NBA estadounidense. “Cuando tienes tanta experiencia no puedes dejar de aprender y de intentar sobrepasar los momentos difíciles de la mejor manera posible. En esta temporada por desgracia hemos hecho un máster en eso, en sobreponernos, ahora hay que cambiar el chip y pensar en la selección”, concluyó.

Read More