El jugador del Madrid, salvo sorpresa, jugará en la competición norteamericana la próxima temporada. En las previsiones del Draft, ocupa buenas posiciones.

Nuevos horizontes para el Real Madrid. Tras la primera temporada, en la era Laso, sin ninguno de los tres grandes trofeos, la reconstrucción se abre paso. Ha sido un curso difícil en la capital, no es ningún secreto. Lesiones a lo largo de todo su transcurso, protocolos relativos al coronavirus… y salidas hacia la NBA. Esa ha sido la constante para un equipo que ha aguantado estoicamente hasta el final, y no de cualquier forma: en una demostración hercúlea, los blancos han sido capaces de mantenerse entre los mejores, ganando la Supercopa, alcanzando dos finales y poniendo en serios apuros al mejor equipo del continente, el Anadolu Efes. Frente a los turcos, precisamente, sobresalió un nombre: Usman Garuba. Uno que también tiene nuevos horizontes por delante y, además, situados en el continente norteamericano. 10,4 puntos y 7,2 rebotes de promedio hicieron tambalear a los Shane Larkin, Vasilije Micić y compañía, que vieron como un chico de 19 años era capaz de firmarles un 24+12 y, de paso, una foto para la posteridad, de mirada feroz ante la cámara.

De menos a más, mucho más, ha sido la temporada del de Azuqueca de Henares, que ha terminado mostrando un nivel excelso en lo que ya eran virtudes y ha mejorado en lo que se suponían defectos. Seguramente, haberse mostrado más fiero en la final de la Liga Endesa ha sido su único debe en este final de campaña, al que ha llegado siendo, sin ninguna duda, una de las piezas más importantes de la plantilla. Y buena parte de su esperanza. Incombustible en defensa, y con la tenacidad y la persistencia como bandera, ha sumado enteros para ser una amenaza desde la larga distancia, ha sacado a relucir una capacidad innata de liderazgo y no se ha escondido en los momentos más delicados. En ACB, ha promediado 18:20 minutos, con 5,8 puntos y 5,3 rebotes. En Euroliga, 16:17 para 3,9 y 4 respectivamente. Por el camino, tres dobles-dobles y los premios de mejor jugador joven en ambas competiciones. Ya es una realidad. Lo saben en la Selección, con su presencia en la prelista para Tokio como confirmación, y en la NBA, donde se postula como un nombre de posición noble para el próximo Draft.

Son dos caminos que se encuentran. En Estados Unidos, siguen de cerca al jugador madrileño y, este último, parece tener claros sus siguientes pasos. En su entorno, dan por hecho que la próxima temporada debutará en la NBA y, como ratificación, a finales de mayo, Usman completó los formularios de inscripción para el Draft 2021. Ahora mismo, y ya hasta el propio día de la gala, parece inconcebible que su posición en la selección le pueda hacer replantear su futuro, que, de confirmarse, requeriría de un pago previo de cláusula. Será jugador de primera ronda y, por delante, contará con muchos proyectos interesantes.

De la lotería a los grandes mercados

A poco más de un mes de la esperada noche del Draft (29 de julio), los mocks, las previsiones del posible orden de selección, echan humo. Todavía más este año, con una de las camadas más prometedoras de los últimos tiempos aguardando. Cade Cunningham, Jalen Suggs, Evan Mobley… y Garuba. El jugador del Real Madrid no es uno de los nombres estrella de la generación, que se mueve en estándares de alto standing, pero sí uno de los importantes. En dichos vaticinios, se discute entre dos realidades: terminar en las primeras catorce posiciones o rondar la veinte. De culminarse la primera opción, que disiparía todas las dudas sobre su decisión (se iría), Usman desembarcaría en una franquicia que este año no ha llegado a los playoffs, pues estas son las que optan a los mayores talentos. De ser la segunda, que tampoco parece ser motivo suficiente para retener al jugador, los grandes mercados del continente pueden ser una opción real.

NBA Draft Room, por ejemplo, sitúa a Garuba en la 11ª elección, dentro de las selecciones de lotería, que van de la 1ª a la 14ª. Sus poseedores, como el nombre indica, se determinarán a través de un proceso de sorteo y, de momento, suponen un ejercicio de adivinanzas más propio de un pitoniso que de un analista. En todo caso, Usman puede estar ahí y, en la NBA, eso siempre supone un espaldarazo en cuanto a reconocimiento. En todo ello, juega un papel importante Golden State Warriors. La franquicia de San Francisco cuenta con una primera ronda propia en dichas posiciones y, además, con la de Minnesota Timberwolves, que viajó a California en el intercambio entre D’Angelo Russell y Andrew Wiggins. Está protegida en el caso de convertirse en una 1ª o 3ª elección, pero, igualmente, los Warriors tendrán un peso importante en el Draft, en la lotería y, según Jonathan Givony y Mike Schmitz, de la ESPN, Usman podría ser una buena opción para ellos. “Es el tipo de defensor listo para la NBA que, dada su experiencia en la Euroliga y la ACB con el Real Madrid, podría ayudar a que los Warriors regresen a la búsqueda de los playoffs de la Conferencia Oeste”, aseguran sobre el jugador blanco. Al mismo tiempo, le comparan con otro, que ya forma parte de la franquicia de la Bahía y de su historia: “Garuba, que a menudo se ha ganado comparaciones con Draymond Green durante su ascenso en el extranjero, es uno de los defensores más versátiles del Draft, con un motor implacable y la voluntad de hacer todas las cosas que no se ven en la pista, jugando tanto de 4 como de 5 y siendo importe con el Real Madrid”, describen.

Una opción más, como tantas otras. La mayoría, eso sí, se sitúan un poco más atrás en los mocks. La propia ESPN, que le define como “el mejor defensor del Draft 2021”, le sitúa en la 15ª posición, ya fuera de la lotería, en una elección que posee Washington Wizards. SBNation y CBS, por su parte, le retrasan hasta la 18ª, donde se encuentra Oklahoma City Thunder, otro caso a analizar. El equipo dirigido por Mark Daigneault, en su particular reconstrucción, desembarca en el presente Draft con hasta seis elecciones. En posiciones a tener en cuenta para Garuba, más allá de la 18ª, se encuentra la 16ª, adquirida recientemente a través del movimiento entre Al Horford y Kemba Walker. En la franquicia, además, se podría producir el reencuentro con Gabriel Deck. A partir de ahí, se abre un doble camino. El primero lleva a Houston Rockets, con hasta tres posibles picks cercanos a la posición veinte; el segundo, sin descartar cualquier otra opción que se sitúa en dicho abanico, puede llevar a dos de los mayores mercados de la competición. A New York Knicks, con las elecciones 19 y 21, o a Los Angeles Lakers, con el pick 22 (protegido del 8 al 30, de donde es prácticamente imposible que salga). Un mapa complejo que, dentro de muy poco, dejará de serlo. De él estarán pendiente en ambos lados del Atlántico.  

Read More