El Draft NBA 2021 empezó con Cade Cunningham y fue avanzando hasta ver al español Usman Garuba, que cayó hasta el 23º puesto de los Rockets.

España volvió a tener un joven elegido en el Draft NBA desde que Juancho Hernangómez, protagonista este verano aunque por razones más negativas, fuera llamado por los Nuggets en 2016. Su relevo lo ha tomado Usman Garuba, potentísimo ala-pívot del Real Madrid en el que han fijado sus ojos los Rockets de Houston. El jugador madrileño afincado en Azuqueca de Henares, en la provincia de Guadalajara, y de padres nigerianos cayó un poco según lo que se había deducido de las últimas predicciones y llegó hasta el 23º puesto, donde los texanos no dejaron pasar tal oportunidad. 

La cláusula de salida del Real Madrid es de tres millones de euros, según recalcaba el periodista Donatas Urbonas esta semana, y deberá abonarla para poder cumplir su sueño de probar en la NBA a su edad, la temprana de 19 años. 

Garuba ha estado viviendo esta jornada en la mañana de Tokio, donde está disputando con la Selección Española los Juegos Olímpicos. No pudo estar en Brooklyn, por tanto, en la vuelta de los jugadores en presencia al Draft NBA después del apaño de la edición pasado, que se realizó virtualmente desde las casas de cada jugador, por culpa de la pandemia de COVID-19.

La primera posición fue para Cade Cunningham, procedente de la Universidad de Oklahoma State. Sin sorpresas. Un jugador cuya técnica, capacidad de anotación en cualquier situación y un futuro sin límite puede elevar a los Pistons, el equipo que apuesta por él, de los últimos puestos de la clasificación a algo mejor en la Conferencia Este. Enfundado en unas gafas retro y asegurando que este nuevo giro en su vida es una oportunidad añadida para su hija, Riley, se dirigía a los aficionados de Detroit, con los que comienza un camino hacia lo más grande.

Los Rockets confiaron en Jalen Green, procedente del nuevo equipo creado en la G-League para jóvenes talentos, en la segunda posición. A Cleveland se va el mejor hombre alto de la edición, Evan Mobley, y la gran sorpresa fue Scottie Barnes, un alero que adelantó posiciones hasta irse a la cuarta de la mano de los Raptors. El top-5 lo cerró Jalen Suggs, escogido por los Magic. 

La subida de Barnes no fue tan grande, sin embargo, como la del australiano Josh Giddey, el mejor internacional de esta camada, sexto. Cortado finalmente de la convocatoria de los Juegos Olímpicos, Oklahoma City Thunder apuesta por este base de dos metros y hace todavía más internacional su plantel. Y, de paso, pone en el mapa a la NBL como entrada de la misma forma en la que LaMelo Ball lo hizo el año pasado. Otros dos internacionales fueron séptimo y octavo, respectivamente: el congoleño Jonathan Kuminga (Warriors) y el alemán Franz Wagner (Magic).

Read More