El capitán blanco dice adiós en un acto junto a Florentino Pérez. El presidente le ha recordado como “un de mis primero grandes fichajes”.

Felipe Reyes ha dicho adiós. En un acto en la Ciudad Deportiva del Real Madrid, acompañado de su familia, amigos, de la plana mayor del club, encabezada por Florentino Pérez, y por varios de sus compañeros durante tantos años de éxitos en el Real Madrid y la Selección española. 17 años después de llegar al club blanco se despide uno de los jugadores más importantes de la historia del baloncesto de este país, dejando atrás 10 medallas y 256 internacionalidades, además de 24 títulos (23 con el Madrid y 1 con el Estudiantes, la Copa del 2000).

La emoción se apoderó del jugador, al que ya le asomaron algunas lágrimas nada más empezar el acto con el vídeo que le prepararon repasando lo mejor de su carrera. Su mujer le dio la mano, con sus hijos al lado viendo todo lo que había logrado su padre. Una vez arriba, en el estrado, agradecimientos a todos los que le han ayudado a llegar hasta aquí, empezando por sus padres. El recuerdo a su padre fallecido fue, quizá, el momento más difícil: “Sé que te habría encantado estar aquí”.

Antes, Florentino Pérez agradecía los servicios de un jugador irrepetible, único: “Ha llegado ese día difícil en el que se van a agolpar gran cantidad de recuerdos. Fuiste uno de mis primeros grandes fichajes en el baloncesto. Más allá de triunfos, títulos y conquistas hay algo más especial. Tú has sido uno de los mayores referentes europeos. Qué difícil va a ser para nuestros aficionados no verte en los minutos decisivos dándolo todo por nuestro equipo. Pero tu recuerdo siempre va a estar, porque ya eres parte de la leyenda”.

Con Pablo Laso entre los presentes, así como Rudy Fernández, Usman Garuba, Carlos Alocén y la sorpresa de la presencia de Sergio Rodríguez, Florentino recordó lo que ha que ha construido junto a ellos y tantos otros jugadores con los que ha compartido una carrera impresionante: “Todos saben los que has hecho para que sus sueños y tus sueños se hagan realidad. Has construido un legado para que se levante el mito de este club. Estamos ante uno de los mejores jugadores españoles de todos los tiempos y, por cierto, un ser humano excepcional que espero que tenga pronto el homenaje que se merece con la cancha llena”.

Felipe aguantó un año más para intentar hacer precisamente eso, retirarse delante del WiZink Center lleno de gente. El club tuvo un detalle con él por los servicios prestados y le renovó por un año más, pero la pandemia no lo ha permitido. Sin embargo, Felipe ha estado sereno, afrontando un momento natural en la vida de cualquier deportista: “Llega el momento que ningún deportista quiere que llegue, pero lo recibo con mucha ilusión porque siempre he dado el 100% desde que empecé a jugar al baloncesto. He tenido la suerte de jugar en los dos grandes equipos de mi ciudad y me siento muy orgullos de haber vestido la camiseta de mi país. Por supuesto que me gustaría seguir acompañando a mis compañeros y seguir vibrando con los aficionados, pero en la viga todo llega y aunque mi cabeza me dice que podía haber aguantado un poquito más ha llegado el momento de decir adiós”.

A partir de ahora sus “esfuerzos se centrarán” en la familia, a la que ha agradecido su apoyo y que le hayan aguantado “en los malos y los buenos momentos”. Y ha agradecido al presidente que en aquel lejano 2004 hiciese realidad su fichaje por el Madrid, “el mejor equipo del mundo y la mejor decisión profesional de su vida”.

Read More