Scola va a tener que aprovecharse de la baja de Baynes en la pintura en el que puede ser su último partido y Campazzo tendrá que frenar a Mills como sea posible.

Después de maravillar a todos en el mundial de China 2019, la subcampeona del mundo esperaba volverlo a hacer en Tokyo 2020. Pero la realidad tras la fase de grupos es que Argentina no está al nivel que se esperaba.

El grupo no era fácil, ya que Argentina se encontraba con la España campeona del mundo y con la Eslovenia de un Doncic que está siendo uno de los mejores jugadores del torneo, entre otras cosas por la exhibición que realizó ante la albiceleste.

Las pruebas para medir a la selección argentina eran sus partidos ante estas selecciones, y en ninguno de esos encuentros Argentina salió bien parada, ni siquiera estuvo cerca de la victoria en ninguno de los dos choques y se vio totalmente superada en todo momento.

El penúltimo baile de Scola

La obligación era ganar a Japón, a la que ya se esperaba antes del inicio del torneo que no debería ser rival para Argentina, y ante un posible último partido de su carrera, Luis Scola volvió a demostrar quién es el líder de esta selección y que todavía quiere seguir dando guerra anotando 23 puntos y capturando 11 rebotes siendo el mejor del partido.

La siguiente batalla de la guerra de Scola se trata de un choque que parece escrito por un guionista de Hollywood. Ya que los focos tendrán que ponerse sobre el Ala Pívot por encima del resto de las figuras de Argentina debido a que el rival que se encuentra en frente es la Australia de Patty Mills, Joe Ingles o Matisse Thybulle, lo que es un backcourt de muchos quilates.

La baja de Aron Baynes para el resto de la competición hace que los “Boomers” pierdan a su gran baza defensiva de la pintura, por lo que se abre una posibilidad de victoria para Argentina desde ese mismo punto, y ahí es donde entra Luis Scola, ya que los australianos son una de las mejores defensas de perímetro de los Juegos Olímpicos gracias a contar con especialistas como Thybulle; uno de los mejores defensores de todo el torneo. Además de Ingles, Dellavedova o Josh Green; jugadores que deberían dejar secos a la gran baza ofensiva de Argentina más allá de de Scola. El perímetro de “los bajitos”.

“Los bajitos” tendrán que sudar más que nunca

La formación de tres bases formando el perímetro de Argentina, una seña de identidad que en ataque fue fulminante en el mundial de China, sin embargo, tanto Facu Campazzo como Nico Laprovittola y Luca Vildoza tendrán que sufrir la defensa de los canguros, por lo que no podrán aportar fácilmente desde la anotación. Facu aportará creación de juego, Laprovittola tendrá su función de microondas y Vildoza aportará juego sin balón y sobre todo mucha defensa ante uno de los mejores jugadores de ataque en Básquet FIBA: Patty Mills; que será otra de las claves del partido.

Por lo que la clave en ataque y anotación recae en las manos de Luis Scola y la ausencia de defensa en la pintura de Australia. Pero la clave del partido para los de Sergio Hernández tiene que ser la obligación de frenar a Patty Mills. El segundo jugador que más tiros intenta del torneo (18,7) tras Rui Hachimura (22,3) superando a otros como Doncic (17) Fournier (13), Durant (10,3), Ricky (16,3) o Fontecchio (13,7).

Además, Mills es el tercer máximo anotador hasta el momento promediando 21,7 puntos en 34 minutos por partido con un 46% en tiros de campo, 43% en triples y 81% en tiros libres. Números que dan miedo, pero que pueden ser frenados por especialistas como Campazzo o Vidloza.

Los dos especialistas defensivos también tendrán que evitar que Mills se aproveche de cambios en los bloqueos para aprovecharse de emparejamientos en los que sería muy favorable para el jugador de los Spurs, como podrían ser un missmatch ante Laprovittola, pero sobre todo uno contra Scola, al que habrá que esconder en defensa lo máximo posible.

La alternativa en la ofensiva de Australia se trata de Joe Ingles, el cerebro de los “Boomers” y el que puede encargarse de organizar el ataque australiano si Mills decide jugar sin balón ante una buena defensa de perimetro. En el caso de Ingles, la selección argentina cuenta con varias bazas para poder defenderle. Vildoza podría encargarse del alero de Utah Jazz si fuera necesario y Campazzo pudiera frenar por si mismo a Mills, pero si no estuviera Vildoza Argentina cuenta con otro perro de presa que es capaz de frenar a un jugador como Ingles y ese es Gabi Deck, el cual también tendrá que estar fino en todas las situaciones ofensivas que tenga y que no repita una tarjeta de tiro como contra España.

Si Argentina cumple con todas las tareas que se les pone encima de la mesa, tiene la llave para pasar a unas semifinales en las que se encontrarían a Estados Unidos o España, a pesar de que Australia es la gran favorita.

Read More