Los duelos Efes-Madrid, Milán-Bayern y Barça-Zenit deciden qué tres equipos acompañan al CSKA en la Final Four. Nunca se habían resuelto tres playoffs de en el quinto partido.

Desde que en 2009 los playoffs de la Euroliga pasaron del mejor de tres partidos al mejor de cinco, únicamente en 2013 y 2014 hubo dos eliminatorias que se decidieron en el quinto encuentro. En el resto de temporadas o solo una (seis veces) o ninguna (tres). Así que lo de este mayo no tiene parangón, porque habrá tres series que se resolverán hoy, con apenas 135 minutos de diferencia.

Abrirá fuego el Madrid en Estambul, donde los blancos pelearán por alcanzar su séptima Final Four en las últimas ocho ediciones concluidas (el curso pasado se canceló) y por ser los primeros que remontan un 2-0 en contra en un playoff. Y no en uno cualquiera, sino en este que arrancó con dos derrotas por 25 puntos de media y le siguieron dos victorias tras recuperar 13 puntos en contra en los últimos cinco y siete minutos, respectivamente, con hasta cuatro bajas respecto al bloque que inició la competición en octubre. Un tercer triunfo consecutivo frente al favorito Efes completaría la utopía de los milagros (sigue el partido en directo en AS.com).

“Merecemos continuar esta historia con el baloncesto que hemos mostrado en las tres últimas temporadas”, dice Ataman. La presión es turca, el técnico y los suyos sienten que la historia les debe un título y que si no es ahora quizá no sea nunca. Mantienen sus poderosas armas ofensivas, pero desde el jueves les acompañan unas dudas que antes no existían. No haber competido en su liga el fin de semana les ha ahorrado fuerzas, aunque quizá no han limpiado su cabeza tras los dos revolcones en el Palacio. El Madrid puede recuperar a Tavares y a Thompkins. Refuerzos en la pintura para añadir al factor Garuba, que ha desequilibrado la batalla defensiva y reboteadora, el único merengue entre los 25 con más valoración media en los playoffs (13º con 14,7), cuando el Anadolu exhibe a Larkin, Micic y Beaubois entre los once primeros. Los blancos suman más como equipo que sus individualidades por separado, labor de Laso y del bloque.

Los azulgrana son los otros grandes favoritos. Nunca el octavo ha noqueado al líder. En Milán, el Bayern es el segundo aspirante del día a remontar un 2-0 ante un Armani que tocaba con los dedos volver a la Final Four 29 años después y ahora tiene el miedo en el cuerpo. Aquella cita de 1992 la ganó el Partizán, en el debut de Obradovic en el banquillo, y también la jugaron el Joventut y el Estudiantes. Ahí se paró la gran historia del Olimpia en la élite europea.

La del Barça, en cambio, se detuvo en 2014 tras perder con el Madrid en las semifinales de Milán por 62-100. Siete años después está a un triunfo frente al Zenit de retomarla. Los de Xavi Pascual han alcanzado su límite, sin los lesionados Ponitka y Gudaitis pero guiados por un excepcional Kevin Pangos (18,5 puntos y 6,5 asistencias), y han alejado a los de Jasikevicius del suyo, desde el propio entrenador hasta Mirotic. La estrella culé ha pasado de promediar 20 créditos en la fase regular a solo 7,3 contra Will Thomas. Brandon Davies (21,5), Higgins y Kuric tiran del carro. Llega el supermartes.

Read More