Manolo Rubia, historia viva en el Unicaja, se jubila tras 34 años impartiendo magisterio. El mundo del baloncesto le muestra su respeto y admiración.

Manolo Rubia ha hecho de todo en el baloncesto malagueño y español. Jugador, delegado, director deportivo… ¡lo que le echaran! Trabajador infatigable, inteligente, con visión y derrochando corazón y humanidad por los cuatro costados, es historia viva a lo largo de estos 34 años donde se ha dejado la piel desde el primer al último día. Ahora se jubila y todo el mundo de la canasta le rinde honores. Merece esto y mucho más.

 El Diario Sur, por ponerles un ejemplo, emitió emotivos vídeos de Sergio Scariolo, el entrenador de la mejor época del equipo el cañonero ruso Sergei Babkov, el enérgico pivot estadounidense Kenny Miller, el sensacional tirador croata Veljko Mrsic o el gran base argentino Pepe Sánchez. Pero hay más. Las redes sociales también reflejaron respeto y consideración hacia su figura por parte de clubes como el Estudiantes.

Como jugador destacó bastante con Caja de Ronda, San Estanislao o Maristas. Ya como delegado se convirtió en una figura imprescindible. 22 años pendiente de los jugadores. En los complicados viajes que hacía el Unicaja por Europa para afrontar competiciones europeas jamás falló nada porque siempre sabía resolver cualquier tipo de complicación burocrática que se presentaba en los aeropuertos u hoteles con billetes y reservas. Vuelos regulares, trasbordos, enlaces, autobuses… ¡todo lo resolvía! Por eso Javier Imbroda se le llevó para la Selección donde ejerció igualmente como delegado desde 2001 hasta 2008.

Su amor por el club le hizo dar un complicado paso para convertirse en director deportivo. Ahí supo aplicar su capacidad de persuasión y negociación que derrochaba como delegado para convencer a buenos jugadores o promocionar y descubrir talentos. Su último gran hallazgo ya es patrimonio de lujo para el club. Yannick Nzosa.

A lo largo de estos años ha trabajado con grandes entrenadores como Javier Imbroda, Boza Maljkovic, Sergio Scariolo, Juan Plaza o Luis Casimiro y vivido hitos aún recordados como el subcampeonato de Liga en 1995, la Korac ganada en 2001, la Copa de 2005, la Liga de 2006 o la Eurocup de 2017. Y por supuesto grandes jugadores. La inolvidable generación de oro con Carlos Cabezas, Berni Rodriguez y Germán Gabriel, Nacho Rodríguez, Alfonso Reyes, Babkov, Pepe Sánchez, Daniel Santiago, Printezis, Nedovic…

Tras 34 años al pie del cañón el gran Manolo Rubia pone un punto y seguido en el Unicaja. Porque siempre estará ahí.

 

Read More