La próxima semana se cierra el mercado y los movimientos entre bastidores son constantes. Habrá operaciones antes de los buyouts.

El 25 de marzo, el jueves de la próxima semana, es el histérico deadline, el cierre del mercado de fichajes de la NBA. El día en el que acaba el plazo para realizar operaciones con jugadores que podrán disputar los playoffs 2021, que en el calendario atípico de pandemia arrancarán el 22 de mayo. Antes, entre el 18 y el 21 se diputará el nuevo play in, con formato ampliado con respecto al de la burbuja de Florida, el primer experimento con este nuevo sistema de acceso a las últimas plazas para las eliminatorias.

Después del 25 de marzo, solo se podrán sumar jugadores vía buyout, los que son cortados por sus franquicias y se convierten en agentes libres, una fórmula habitual si no se ha podido llegar a un acuerdo de traspaso para obtener algo antes de liberar a un jugador haciéndose cargo de una gran parte (todo menos lo que conceda este en la negociación) del salario. Durante estos días, los equipos sin opciones o con la mente puesta en el futuro tratarán de liberar masa salarial y hacerse con cartas para el futuro (jugadores jóvenes, rondas de draft) mientras que los aspirantes al anillo, o los que quieren convertirse en aspirantes, buscarán el golpe de efecto que relance o multiplique sus opciones. Estos son, según los últimos informes de periodistas como Sam Amick y Shams Charania, los movimientos que se estás produciendo entre bastidores:

HARRISON BARNES: El forward de Sacramento Kings se ha considerado durante semanas uno de los grandes candidatos a cambiar de aires, con Boston Celtics como posible destino. Danny Ainge, el arquitecto de los verdes, ha reconocido que quieren moverse y que priorizan encontrar “un alero alto que anote desde el exterior”. Sin embargo, parece que los Kings no tienen tantas ganas de hacer una operación con Barnes como se imaginaban algunos y que haría falta una oferta muy jugosa para que deje California.

KYLE LOWRY: Kyle Lowry es una leyenda en los Raptors, donde juega desde 2012. Pero está a punto de cumplir 35 años y será agente libre en verano (cobra esta temporada más de 30 millones de dólares). Con los Raptors en un perfil más bajo en el Este que en pasadas campañas, su nombre también estaba en muchas quinielas, con los Sixers como posible destino ya que además el base es natural de Philadelphia. Sin embargo, Lowry asegura que quiere seguir en los Raptors y la franquicia podría honrar el deseo de uno de sus jugadores más importantes de la gran etapa de su historia, incluido el anillo de 2019. Además, sus 30,5 millones son un enorme problema para quien quiera hacerse con él vía traspaso. Y el buyout no es desde luego una opción.

PJ TUCKER: El veterano ala-pívot de los Rockets va a salir de una franquicia en plena reconstrucción y todo apunta a que irá a un aspirante al anillo. Tiene 35 años (cumplirá 36 durante los playoffs) y acaba contrato a final de temporada (7,9 millones muy manejables este curso). Ya ha dejado la disciplina de los Rockets, con los que ha llegado a un acuerdo para mantenerse al margen del equipo, que acumula 16 derrotas seguidas, hasta que se resuelva su futuro. Sus pretendientes son Milwaukee Bucks, Miami Heat y Los Angeles Lakers, y ya parecen fuera otros que sonaban como Denver Nuggets y Brooklyn Nets, que se ha hecho con Blake Griffin. El problema por ahora es que los Rockets siguen apretando fuerte en sus pretensiones: un jugador importante y una primera ronda de draft. Lo normal es que el precio final que cueste PJ Tucker sea mucho más bajo.

JOHN COLLINS: El ala-pívot de los Hawks rechazó una oferta de más de 90 millones para seguir en Atlanta, y desde entonces su situación se sigue con lupa de cara a este cierre de mercado. Se espera que en verano pida a su nuevo equipo un contrato de un mínimo de 25 millones de dólares al año. Mucho dinero. Según Charania, Boston Celtics y Minnesota Timberwolves están interesados, y los Hawks quieren hablar con cualquiera que les ayude a desatascar una situación que pueda acabar haciendo que vean irse al jugador sin recibir nada a cambio. Collins promedia esta temporada 17,8 puntos y 7,6 rebotes.

ANDRE DRUMMOND: Los Cavaliers quieren traspasar al pívot… sus pretendientes quieren que pase el 25 de marzo y acabe como agente libre vía buyout. Esos pretendientes son dos de los principales aspirantes al título, Los Angeles Lakers y Brooklyn Nets. Drummond cobra 28,7 millones en su último año de contrato, un obstáculo a pesar de que los Cavs se conformarían con una modesta segunda ronda para no acabar en buyout. Los Knicks también tienen interés en el pívot.

GEORGE HILL: El base de 34 está en OKC Thunder, donde obviamente no encaja con el arco de reconstrucción que cartografía Sam Presti. Tiene un contrato manejable (9,5 millones, team option para la próxima temporada) y la experiencia suficiente para ayudar a un candidato en playoffs. Los Clippers, a los que les iría bien sumar un playmaker, son un destino que encajaría perfectamente.

AARON GORDON: Los Magic, en una temporada marcada por una plaga de lesiones que ha minimizado sus expectativas, pueden ser vendedores en esta próxima semana y media. Solo una gigantesca oferta provocaría la salida de su all star, el pívot Nikola Vucevic, pero también están en muchos rumores Evan Fournier (en última temporada de contrato), Terrence Ross… y Aaron Gordon, un proyecto de estrella que se ha quedado en buen jugador y que con 25 años y un contrato que no es exagerado (más de 34 millones entre esta temporada y la próxima) podría cambiar de aires para intentar maximizar su potencial. Los Timberwolves y los Blazers suenan como posibles destinos.

LAMARCUS ALDRIDGE: Ha llegado a un acuerdo con los Spurs para buscar una salida que en Texas quieren que sea vía traspaso, claro. Y se habla de hasta cinco franquicias interesadas en el ala-pívot, siete veces all star y ya en declive pero todavía con armas para ayudar a un equipo de aspiraciones. El problema, como con Lowry, está en que cobra 24 millones de dólares en último año de contrato. El trade es así más complicado, y el buyout es una opción que los Spurs quieren evitar a toda costa, por lo que buscarán una operación factible antes del cierre de mercado de la próxima semana. Miami Heat, Boston Celtics y Portland Trail Blazers, su exequipo, son los más interesados.

VICTOR OLADIPO: Un caso compejo. Oladipo rompía en estrella cuando una compleja lesión le dejó parado y después no ha recuperado su mejor nivel. Acabó en los Rockets en el traspaso de James Harden y será agente libre a final de temporada porque no ha aceptado la oferta de los texanos a largo plazo. Su nivel es pobre para sus pretensiones, con poca eficiencia en ataque, y en plena crisis de resultados los Rockets podrían intentar recibir algo por él antes de tener un problema con su posible continuidad a final de curso.

JJ REDICK: El veterano (36 años) tirador de los Pelicans está en el mercado pero es probable que su salida acabe llegando vía buyout. Cobra 13 millones, está en clara cuesta abajo pero su muñeca todavía es muy interesante para los aspirantes al anillo… sobre todo si es por el mínimo y una vez cerrado el mercado. Parece poco probable que Redick acabe curso en Nueva Orleans, donde también podría haber noticias con respecto a un Lonzo Ball en un gran momento de juego… pero que será agente libre restringido a final de temporada, un problema por sus pretensiones para un equipo que ya firmó un máximo a Brandon Ingram y tendrá que firmarle otro a Zion Williamson. Eric Bledsoe también está en el mercado, pero no tiene pretendientes serios (cobrará 18,1 millones la próxima temporada).

NEMANJA BJELIÇA: El serbio es otro habitual en rumores de traspaso pero, por ahora, sigue en Sacramento Kings. Con 32 años, su 39% en triples en la NBA resulta jugoso para quien busque un forward alto, reboteador y con buena muñeca. Entre sus pretendientes están Boston Celtics, Indiana Pacers, Golden State Warriors… En Sacramento Kings, mientras, el mensaje para quien llama es claro: solo De’Aaron Fox y Tyrese Haliburton son intocables. Del resto están dispuestos a hablar.

TREVOR ARIZA: El veterano alero está en los Thunder sin jugar y la franquicia busca un traspaso antes de un buyout que sería inevitable. El interés de los Lakers ha sido un rumor constante desde que comenzó la temporada.

WAYNE ELLINGTON: El tirador de los Pistons está en el mercado. Su 42% en triples es una gran opción porque su precio también es bajo: podría bastar hasta una segunda ronda.

 

Read More