El equipo ruso se mete en su 17ª Final Four en las últimas 18 temporadas después de barrer en su eliminatoria a un Fenerbahçe de circunstancias.

El CSKA de Moscú estará en la Final Four de Colonia el próximo 28 de mayo, después de ganar en el tercer partido de cuarto al Fenerbahçe 68-85. Se podría considerar que esta noticia no es tal, ya que es su 17ª participación en la Final a 4 de la máxima competición continental en las últimas 18 temporadas. Una absoluta barbaridad, una regularidad en la excelencia que sólo se rompió en la edición de Barcelona 2011. Antes no estuvo en la primera Euroliga que se resolvió con este formato (2002), mientras que en la primera temporada (2001), que se jugó con eliminatorias hasta la última ronda, el equipo ruso no participó en la competición recién creada. Seguía en la Copa de Europa (aquel año llamado SuproLeague) organizada por la FIBA. Por cierto, también jugó aquella Final Four.

La clasificación para la de este año no le ha costado demasiado, más allá de la resistencia de Nando De Colo en la primera mitad del primer partido en Moscú. A partir de ahí, ha sido un dominio aplastante del CSKA, que ha demostrado ser mejor equipo que su rival. Cierto es que las bajas por lesión han impedido al Fenerbahçe plantear batalla, especialmente la de Jan Vesely, el mejor jugador de los turcos. Pero la diferencia media de 14,6 puntos en la eliminatoria deja claro el escalón superior que ocupan los rusos respecto a los turcos este año. En el partido decisivo no le hizo falta más que la aportación de dos jugadores… ¡pero qué aportación! Will Clyburn (34 puntos, 5 triples, 7 rebotes y 38 de valoración) e Iffe Lundberg (22 tantos, 7 rechaces, 5 asistencias, 4 robos y 32 créditos) se bastaron ellos solos para dominar a un rival impotente que ganó el primer cuarto (24-17), pero que a partir del segundo fue barrido. De Colo (22 puntos) trató de mantener a flote a los suyos, pero se encontró demasiado solo.

Read More