Liderados por Mirotic y Davies, los azulgrana se deshicieron de su rival tras un parcial de 16-1 entre el tercer y el último cuarto. Ganaron por 79-55.

Son muchos los factores que explican el excelente estado del Barça en 2021. El momento de Higgins, el protagonismo de Mirotic o el crecimiento de Bolmaro son solo algunos de los que mostraron los azulgranas ante el Unicaja, en otra victoria más cómoda de lo previsto (79-55). Siempre a remolque en el marcador, los malagueños aguantaron bien hasta el final del tercer cuarto, cuando un parcial demoledor del Barça enterró sus opciones. Mirotic y Davies, una semana más, los más destacados.

Le costó prácticamente 15 minutos al Unicaja encontrar la manera de hacerle daño al Barça, pero ya en el segundo cuarto las acciones ofensivas de los visitantes fueron mucho más acertadas. Se pusieron a tres (29-26) tras un primer cuarto en el que sufrieron mucho más.

Las pérdidas se sucedieron por parte del Barça (estuvo especialmente desacertado Calathes en sus primeros minutos sobre el parqué) para desesperación de Jasikevicius. Un triple cambio (entraron Mirotic y Higgins) y un tiempo muerto en la jugada inmediatamente posterior fueron buena prueba del descontento del técnico lituano. El Barça mantuvo la ventaja gracias a Smits, abriendo hueco al mínimo signo de relajación visitante.

Sin Brizuela ni Suárez, el Unicaja se apoyó en un ataque coral y una defensa que lideró Nzosa. Además de centímetros, aportó intensidad materializada en varios tapones. El Unicaja se mantuvo siempre dentro del partido, acercándose en el marcador cuando el Barça le dejó tirar de tres. Lograron mantenerse a una desventaja mínima (51-50 a 13 del final) hasta que entraron Davies y Mirotic (60-51).

La presencia de Mirotic en cancha fue quirúrgica, interpretando a la perfección Jasikevicius el papel que debía jugar en montenegrino. Cada vez que el equipo se atascó y el Unicaja se acercó, Mirotic fue capaz de resolver el entuerto. Además, jugando pocos minutos en una semana de tres partidos. Una excelente gestión por parte de su técnico que acabó de decidir el partido: la máxima victoria azulgrana (67-51) llegó al inicio del último cuarto tras un parcial de 16-1 con Mirotic en pista.

Con una ventaja ya muy holgada (alrededor de los 20 puntos), el partido transcurrió sin sobresaltos en los minutos finales dominados absolutamente por el Barça. Ambos equipos eran conscientes ya de que el partido estaba absolutamente resuelto.

Read More