Los blancos inician en Estambul el playoff de cuartos de la Euroliga al mejor de cinco asaltos ante uno de los grandes favoritos, el Anadolu Efes de Larkin y Micic.

Laso no lo dijo así en la previa, pero es posible que lo piense. De todos los desafíos que ha vivido con el Madrid en estos últimos diez años, y son ya unos cuantos al límite, el que arranca hoy en Estambul en el playoff de cuartos al mejor de cinco asaltos ante el Anadolu Efes (19:00, Dazn) es uno de los más extremos, quizá el que más (sigue el partido en directo en As.com).

Al equipo turco, finalista en 2019, le cortaron las alas hace un año con la cancelación de la temporada cuando volaba como líder incontestable hacia el título. Un parón que le costó quitarse de la cabeza antes de rea­gruparse como bloque esta campaña, tanto que en la jornada 17 viajaba undécimo fuera de los puestos de playoff con un balance negativo de 8 victorias y 9 derrotas. Del desconcierto a la ascensión imparable hasta la tercera plaza final con el mejor récord de la segunda vuelta: 14-3. Como muestra de su reacción, los duelos ante el Madrid. Pasó de perder con los blancos, ya sin Campazzo ni Randolph, el 29 de diciembre en el Sinan Erdem por 65-73 a transformarse en huracán el 30 de marzo en el WiZink Center: 83-108. Es cierto que, hasta que se lesionó Tavares en el minuto 21, el duelo iba empate a 44, pero luego…

Ritmo alto, jugadores desequi­librantes que generan ventajas y las leen muy bien con un potencial anotador y de pase elevadísimo. Entre los bases Shane Larkin (“el jugador más explosivo de la Euroliga”, en boca de Laso) y Vasilije Micic, y el escolta Krunoslav Simon, la tripleta exterior principal, promedian más de 42 puntos, 12,5 asistencias y 47 de valoración. Y queda el francés Beaubois, que anda en 9,9 tantos. Por dentro, más puntería acompañada con labores defensivas y reboteadoras de dos ex del Barça, los ala-pívots Singleton y Moerman. Y de cincos, la roca Dunston y el turco Sanli, al alza con 2,12 m y manita de tres para mover a Tavares de la zona.

Al Efes es difícil tratarle de tú a tú, con jugadores muy desequi­librantes como Micic y Larkin que generan puntos y ventajas y no pierden demasiados balones, así que tendremos que plantear variantes defensivas y ofensivas para romper ese juego tan de corrido que le hace reconocible. Uno de los mejores de los últimos años. Tampoco creo que nos convenga solo un partido de baja anotación”, explica el entrenador madridista.

Trampas defensivas en las que, en ausencia de Deck, Garuba ganará protagonismo, incluso capaz de defender en situación de emergencia a toda cancha a Micic. Ni que decir tiene que Taylor, Rudy y Causeur, también Abalde y Llull, serán muy exigidos atrás. En el banquillo de al lado, al controvertido Ergin Ataman le preocupa el factor Tavares, “un gran poder bajo el aro”, “el rendimiento ascendente de Garuba” y “la buena visión y tiro del perímetro blanco”. Ambos equipos necesitan del triple, los dos que más embocan (más de 10 de media) con ligera ventaja turca en el porcentaje (39,6 frente a 37,1), aunque el Real ha superado las 15 dianas en sus últimos duelos. Este martes y el jueves, dos asaltos decisivos en un Sinan Erdem… sin público. Desafío extremo.

Read More