Los Mavs ganan el primero de los dos partidos seguidos a unos Lakers de circunstancias: sin LeBron y con Davis jugando sólo 17 minutos.

A los Dallas Mavericks este doble enfrentamiento ante Los Angeles Lakers les ha podido llegar en el momento justo. Últimamente no estaban jugando demasiado bien, así que ganar dos veces a los campeones de la NBA es un chute de confianza. De momento se han llevado el primer duelo. Para ello han superado a una versión de los Lakers que poco tiene que ver con la del gran aspirante al anillo. A LeBron James aún le quedan unas dos semanas de recuperación y Antohny Davis jugó sólo 17 minutos después de estar más de dos meses entre algodones, el parón más largo en toda su carrera.

Así que con media estrella de dos enfrente los de Dallas supieron aprovechar la ocasión. Y en el primer puesto de quienes lo aprovecharon está, cómo no, Luka Doncic, que volvió a ser el jugador más determinante del partido. 30 puntos, 9 rebotes, 8 asistencias y 3 robos para el esloveno, que marcó el ritmo del encuentro que interesaba a los suyos en todo momento, sobre el que construyeron la ventaja de 11 puntos al descanso y sobre quien la aguantaron al final, cuando los Lakers se llegaron a poner a 4 cuando quedaban tres minutos para el final. Entre tanto, Kristaps Porzingis, que jugaba su tercer back-to-back de la temporada, se había marchado de la pista en el tercer periodo después de una torcedura bastante fea. El letón se ha perdido ya 19 encuentros en lo que va de curso.

Los Mavs consiguieron arreglar el problema del rebote, donde fueron barridos por los Lakers en la derrota del segundo partido de la temporada. Esta vez sólo los perdieron por 38-45. Evidentemente, que Davis se quedase en 4 fue un factor importante. Al ala-pívot se le vio fuera de ritmo y con problemas para anotar. Falló 8 de los 10 lanzamientos que intentó, el mayor número de fallos que comete esta temporada en una primera mitad (no jugó después del descanso). Además, sus oponentes anotaron 6/9 intentos con él como defensor principal. Teniendo en cuenta que estamos ante uno de los mejores defensores de la liga, queda claro que Davis ha vuelto a la pista, pero que aún le queda bastante para estar al 100%. La próxima oportunidad la tendrá mañana por la noche, cuando vuelven a jugar en Dallas. Otra derrota dejaría a ambos equipo en un margen de una victoria y media con casi un mes de competición por delante. Todavía hay mucha tela que cortar.

Read More