El pívot se fue a 22 puntos y acabó con la resistencia de un Zenit envalentonado por un estadio prácticamente lleno. El Barça puede sentenciar el viernes.

Sucedió en el primer y segundo partido de la eliminatoria entre Barça y Zénit y volvió a suceder en el tercero: Brandon Davies lideró a los azulgranas, esta vez, a su segunda victoria (70-78). En el partido más cómodo de la serie para el Barça, el norteamericano volvió a ser capital. En ataque, donde sus puntos sostuvieron al Barça y le permitieron coger ventaja, pero también en defensa. Cargó de faltas a los interiores del Zenit y hasta metió dos triples. Una actuación muy buena, otra más, que contrasta con el mal momento del elenco de estrellas culés.

La primera canasta del Zenit, un triple de Rivers, tardó tres minutos y medio en llegar. Una excelente señal para un Barça que salió intenso en defensa ante un Zenit con las ideas menos claras. Pangos no encontró bajo el aro a sus compañeros, en un inicio inferior al del resto de partidos de la serie. Pero para desgracia del Barça, los azulgranas tampoco estuvieron finos en ataque. Y no por falta de acciones claras o tiros liberados, sino por falta de acierto. Mirotic siguió con unos pobres porcentajes y el tiro exterior tampoco funcionó. La entrada de Poythrees, clave sobre todo en ataque, empató el partido. Al final del cuarto siguió el empate (16-16) sin que Pangos llevara aún ningún punto. Kuric, en cambio, metió dos triples.

Los porcentajes del Barça (4 de 14 en el tiro de dos) fueron un lastre grandísimo que paliaron los triples de Kuric pero también los malos tiros del Zenit. Un partido embarrado, donde ni Pangos ni Calathes lograron imponer el plan de sus entrenadores y donde la mayoría de canastas eran fruto más de la calidad individual que de un juego hilvanado. Un parcial de 7-0, liderado por Billy Baron, abrió la distancia en el marcador (25-19).

El excelente trabajo defensivo del Zenit desesperó a Gasol, que fue superado también en defensa, en unos malos minutos del Barça. Pangos jugó más cómodo, conectó con Black, pero también se entonó Higgins. El factor diferencial, sin embargo, fue Brandon Davies. Ya fue el mejor en los dos primeros partidos y volvió a serlo en San Petersburgo. En ataque y en defensa. Con puntos y rebotes. Con palmeos y triples. Simplemente, el mejor de un Barça que recuperó la ventaja (30-31).

El festival de Davies siguió tras el descanso: otro triple, alley oop, rebotes… Buenos momentos del Barça, que le permitieron tomar la delantera en el partido. Crecieron las pérdidas por parte del Zenit, a la vez que Kuric siguió aportando. La primera canasta de Mirotic, a los 28 minutos, llevó al Barça a su mayor ventaja (42-52). Al inicio del último cuarto, canastas de Baron mediante, la ventaja ya era testimonial (51-55). De hecho, el norteamericano, remontó el partido él solo a base de triples.

Sin Pangos en pista, sufrió un golpe y sangró en abundancia, el Barça recuperó la ventaja (58-63) ante un Zenit que ya estaba cargado de faltas. Se fue Poythres eliminado, pero Jasikevicius tuvo que sentar a Davies (cuatro faltas) reservándolo para los últimos minutos. El americano entró tras cuatro puntos consecutivos de Pangos (66-70) a dos minutos para el final. Ayudó decididamente una vez más a su equipo, asegurando la victoria azulgrana.

Read More