El genial base de los Warriors se ha convertido en el primer jugador que firma dos contratos que superan, ambos, los 200 millones de dólares.

El 25 de junio de 2009, Golden State Warriors eligió a Stephen Curry con el número 7 del draft. Habían ganado solo el 35% (29-53) de partidos la temporada anterior, en un tramo de trece de catorce fuera de playoffs. La franquicia jugaba en Oakland, en el vetusto Coliseum, y estaba valorada en poco más de 300 millones de dólares. Un año después, en 2010, un grupo liderado por Joe Lacob, con dinero y poder que emanaban de los nuevos gigantes tecnológicos, compró los Warriors por 450 millones.

En una década, el valor había crecido un 1.000%. Ahora, según el último informe de Forbes, los Warriors valen 4.700 millones. Ya solo por detrás, en la NBA, de los Knicks (5.000) y por delante de los todopoderosos Lakers (4.600). Dejaron Oakland y cruzaron el puente de la Bahía para mudarse al lujoso downtown de San Francisco, y han ganado tres anillos de la NBA (2015, 2017 y 2018) con uno de los mejores equipos de la historia del baloncesto. La razón principal, de todo, es Stephen Curry. Así que ahora, con 33 años, el base nacido en Akron, en el mismo hospital de Ohio que LeBron James, ha firmado una ampliación de su actual contrato con los Warriors: cuatro temporadas extra, hasta 2026, y otros 215 millones de dólares.

En total, tiene garantizados cinco años con un salario de 261 millones. Y sigue siendo un gran negocio para los Warriors. Lo dijo LeBron, precisamente, su némesis deportiva durante los años en lo que se enfrentaron en cuatro finales de la NBA seguidas: “Se merece lo que le paguen, aunque sean 400 millones”. Y lo dijo en 2017, cuando Curry selló su primer megacontrato: cinco años y 201 millones.

Curry es el primer jugador que firma dos contratos de más de 200 millones de dólares cada uno. El actual pasa a ser el de mayor media de siempre: unos 54 millones por curso. Se lo ha gestionado Octagon, la misma agencia que hace siete meses logró para Giannis Antetokounmpo el mayor contrato por volumen total de siempre: cinco años, 228 millones de dólares. Curry tiene 33 años. Cuando acabe (con 59,6 millones en la temporada 2025-26) su actual vínculo con los Warriors, tendrá 38 y habrá cobrado solo en contratos con el equipo de la Bahía casi 473 millones. Adelantará a LeBron, hasta ahora el número 1 en ese ranking (ha ganado 349 y tiene asegurados otros 85 hasta 2023), por delante de Kevin Garnett (336 millones) y Kobe Bryant (324).

Los Warriors se aseguran la continuidad de su gran referente, del genio sobre el que han construido un imperio. Curry es una máquina de generar dinero… y, todavía, un jugador único, fascinante y demoledor. La temporada pasada fue el máximo anotador de la NBA (32 puntos por noche), tercero en la votación del MVP (premio que ha ganado dos veces) e integrante del Mejor Quinteto. Firmó la mejor media de triples por partido de la historia (5,3) y no batió (metió 337) la de triples totales (es suya: 402) porque jugó 63 encuentros en una temporada reducida por la pandemia. En la próxima, además, superará a Ray Allen en el total histórico. El legendario escolta anotó 2.973 en 1.300 partidos (2,3 de media). Curry lleva 2.832 en 762 (3,7). De otro mundo.

Como su nuevo salario, que ha hecho que las redes se llenen de cálculos sobre las tremendas cantidades que implica lo que va a percibir el ya legendario base de los Warriors:

Las cuentas con las medias son claras… y atronadoras: Curry cobrará 53,7 millones por año, 147.159 dólares por día. Y 6.132 por horas. Y 102 por minutos, y 1,70 por segundo

 

Read More