Duras críticas de ‘Magic’ al base, que no quiso una extensión muy jugosa en marzo, decisión de la que se puede acordar tras su pobre nivel.

Se acerca la agencia libre y Dennis Schröder buscará destino como agente libre sin restricciones tras percibir 15,5 millones de los Lakers esta temporada, un último año heredado vía traspaso de OKC Thunder. Allí, al lado de Chris Paul y Shai Gilgeous-Alexander, el base alemán jugó una excelente temporada 2019-20. Y los Lakers vieron una opción excelente de pescar una casi estrella para jugar al lado de LeBron James y Anthony Davis. En su camino hacia el título de la burbuja habían echado en falta puntos más allá de sus estrellas y chispa de creación y energía en los minutos de rotación de los titulares. Schröder, base alemán de 27 años, parecía una opción perfecta para corregir esas carencias.

Después, y como pasó con casi todo en L.A., la cosa no salió tan bien en la práctica. Schröder no ha jugado una mala temporada, pero no ha dado lo que se esperaba de él con la suficiente consistencia. Problemas con los protocolos de la COVID que hicieron que se cuestionara su responsabilidad y un mal final en la serie contra Phoenix Suns terminaron por afear una relación que tuvo otro punto de fricción antes del cierre de mercado invernal. Los Lakers ofrecieron a Schröder una extensión por el máximo que le podían dar en ese momento, 84 millones de dólares por cuatro temporadas más. El base la rechazó y al momento pasó a formar parte de la oferta a los Raptors por Kyle Lowry. Que tampoco se concretó.

Después, terminado el curso, el jugador dejó claro que no había malos sentimientos, que entendía los movimientos que había hecho el equipo y que deseaba con todas sus fuerzas seguir en los Lakers. Y que si no había firmado esa jugosísima extensión de 84 millones había sido porque quería, después de ocho años en la NBA, controlar su siguiente paso en el mercado. ¿Podía jugar lo suficientemente bien en playoffs y ayudar a los Lakers a hacer algo grande para, de paso, ganarse un supercontrato este verano? Sí: pero no pasó.

Schröder promedió en la temporada 15,4 puntos, 3,5 rebotes y 5,8 asistencias con un pobre 43,7% en tiros y 33,5% en triples. Este último, un dato clave: tras su 38,5% en los Thunder de la temporada anterior, el alemán volvió a números más habituales en su carrera en unos Lakers que necesitaban tiro exterior por encima de todo. Además, el compromiso de ser titular no ayudó porque siempre dio la sensación de que se perdía la ocasión de colocar a Schröder al frente de los minutos sin LeBron James, en la segunda unidad. Pero quizá tampoco era la solución: -6,6 de rating sin LeBron al lado, jugara o no Anthony Davis. El final fue desesperante. Tras la lesión de Davis y con LeBron lejos del 100%, los Lakers necesitaban mucho de Schröder contra Phoenix Suns… y recibieron muy poco: 14,3 puntos en casi 12 tiros noche: 40% en total, 30% en triples; Y solo 2,8 asistencias por 1,7 pérdidas. En el quinto partido, con 2-2 y la eliminatoria en el aire, Schröder se quedó sin anotar con un 0/9 en tiros de campo.

Así que parece obvio que la jugada le salió mal y que puede acordarse mucho de esos 84 millones que rechazó en marzo. Los Lakers podrían no ofrecerle más de unos 55-60 millones, según la prensa angelina. Y en el entorno del equipo se valora mucho más afrontar las renovaciones de jugadores como Alex Caruso, Talen Horton-Tucker e incluso Wesley Matthews. Así que el futuro de Schröder en los Lakers puede estar muy comprometido… o pasar por llevarse bastante menos dinero de lo que esperaba.

Para colmo, Magic Johnson, que ya no está vinculado a la franquicia pero es una figura central en todo lo que la rodea, criticó con dureza a Schröder en la emisora AM570 LA Sports: No creo que sea un laker. Es mi opinión, nada más, no sé si firmará un nuevo contrato o no. Pero no creo que aporte la actitud y la mentalidad ganadora que hacen falta. Lo podía haber demostrado en la serie contra los Suns, pero fracasó. Si regresa le apoyaré. Le animaría y todo eso… pero no creo que sea un laker“.

Read More