Estratosférico partido del base, con récord de lanzamientos incluido, para mantener a su equipo octavo. El miércoles se puede enfrentar a LeBron, Davis…

Los Golden State Warriors ya esperan lo que ocurra en unas horas en dos ciudades: Portland (Blazers-Nuggets) y Nueva Orleans (Pelicans-Lakers). Entre los primeros y los últimos saldrá su rival en la primera eliminatoria del play-in. La que sí ganas te metes directamente como séptimo en los playoffs. Hace no mucho la posibilidad de que los Warriors se quedasen fuera de los diez primeros llegó a parecer real. Finalmente no ha ocurrido ni de lejos porque los que venían por detrás se han ido cayendo solos como fruta madura, pero también porque Stephen Curry ha decidido que su equipo tiene que estar este año en la eliminatorias por el título. Necesitan una victoria más, ya sea en es primer partido vs Blazers o Lakers o, en caso de perderlo, en el siguiente ante el ganador del Grizzlies-Spurs, que protagonizan la otra eliminatoria del play-in del Oeste. Precisamente ante los de Memphis aseguraron la octava plaza los Warriors (113-101).

Ambos equipos llegaban empatados y el empate beneficiaba a los californianos, pero de nada valía eso, porque uno iba a ganar (y acabaría octavo) y el otro iba a perder (y acabaría noveno). Ganó, claro, el que quiso Curry que ganara. Como colofón a la que quizá haya sido la mejor temporada regular de su carrera, aunque seguramente no vaya a estar acompañada del MVP, el base dejó otra exhibición imposible para cualquier otro jugador. Sus Warriors parecieron tener la situación controlada en la segunda parte gracias a un gran tercer cuarto (31-20), en el que la estrella se soltó en el lanzamiento. Pero los Grizzlies no se rindieron y poco a poco recortaron la distancia hasta poner por delante a 6 minutos del final. Entonces llegó el cortocircuito de los de Memphis, también provocado por una defensa marca de la casa de su rival, y se quedaron parados en los 97 puntos durante 4 eternos minutos. Cuando volvieron a anotar, a menos de uno para el final, les había pasado un torbellino por delante.

Curry completaba en ese tramo de partido otra obra maestra enlazando un triple tras otro, cada uno de una manera distinta, que entraban como si fuese lo más normal del mundo. Impresionante en un par de ellos su trabajo sin balón para encontrar el espacio libre desde el que ajusticiar a unos Grizzlies impotentes ante tal despliegue de recursos ofensivos. Al final, 46 puntos, 7 rebotes, 9 asistencias y 9 triples para él, lanzando 36 veces a canasta, más que en ningún otro encuentro de toda su carrera. Además, se ha llevado de paso el título de máximo anotador de la temporada, el único junto a Michael Jordan que lo logra con 33 o más años. Y junto al 23, Wilt Chamberlain y Kareem Abdul-Jabbar, el único jugador en la historia en ganarlo varias veces al mismo tiempo que tiene más de un MVP y más de un anillo. Una auténtica leyenda del baloncesto que, si los Blazers ganan a Denver en un rato, se pondrá en el camino de los Lakers, los campeones, el equipo de LeBron James, uno de los grandísimos favoritos al título. Pero eso, con Curry de por medio y a un partido, importa bien poco.

Spurs 121 – Suns 123

Los Phoenix Suns mantienen vivo durante unas horas, lo que tarde en acabar el Sacramento-Utah, su sueño de acabar líderes la liga regular. Si los Jazz pierden lo lograrán gracias a la victoria in extremis lograda en San Antonio. Un triple de E’Twaun Moore, a 2,2 segundo para el final, sentenció un encuentro disputadísimo en el que los locales aprovecharon las ausencias visitantes (tuvieron descanso Paul y Booker) para ponérselo difícil, especialmente en la primera mitad, a uno de los gallitos esta temporada. Los Suns, gracias a un gran tercer cuarto, tomaron el mando, pero en los últimos minutos la moneda pudo caer del lado de cualquiera de los dos. A los Spurs, más allá de darse el gusto de ganar al segundo clasificado, les daba igual ganar o perder. El décimo puesto era suyo desde hacía días y desde ahí intentarán el asalto a los playoffs, algo que dejaron de hacer la temporada pasada después de 21 seguidas. Tal como llegan al play-in, parece complicado que puedan ganar dos partidos seguidos. 

Read More